La difícil y maravillosa tarea de criar.

Estoy a tan sólo 4 días de empezar mis deseadas vacaciones. Deseadísimas porque el año pasado no pudo ser y vivimos un estupendo verano madrileño. Pero ya nos toca pisar la arena de playa. Y estamos los tres contando las horas y los minutos para coger el coche y fugarnos. Hoy escribo con las pilas bajo mínimo y abrumada por los preparativos de nuestras vacaciones, así que quizá peque de quejica. Pero sí, hoy me voy a dar permiso para quejarme. Nicolás está a punto de cumplir 3 años. Así que nos encontramos inmersas en la agotadora tarea de criar. Hablando el otro día con una compañera, amiga y mamá de una peque como Nico, con la que tengo la suerte de estar conduciendo un precioso grupo de crianza, llegábamos a la conclusión de que criar está absolutamente infravalorado. Nadie, ni madres, ni padres, ni abuelas, ni tías, ni psicólogos, maestros o pediatras, ni mucho menos aquellas personas que no son madres/padres, conseguimos darle a la crianza el valor que tiene. Leemos y escribimos mucho sobre la importancia de los primeros años de vida, sobre lo importante que es atender a las necesidades emocionales de nuestros niños/as, de empatizar con ellos, de cuidar la comunicación, y un sinfín de cosas que sabemos que hay que hacer si queremos sentir que estamos criando adecuadamente. Pero la pregunta más importante nadie la responde; ¿todo esto cómo se hace? Criar un hijo o una hija es un trabajo constante, 24h horas al día, sin vacaciones ni días de asuntos propios. No se puede desconectar de la crianza. Aunque el cuerpo y la mente te lo pidan a gritos. Aunque tu relación de pareja se haya convertido en una montaña rusa y temas volver a caer al vacío. Nada permite aparcar la crianza un rato para poder parchear el resto de tu vida. Y no tiene que ver con que haya otras prioridades en tu vida, porque yo ahora mismo sitúo como prioritario, tender la ropa, pintarme las uñas o acercarme a la biblioteca a por un libro que intentaré leer en la playa. No es cuestión de prioridades. Mi hijo es lo primero y eso no hace falta decirlo. Pero ¿y todo lo demás? ¿Qué pasa con el resto de mi vida? La crianza lo inunda todo y es absurdo pensar que se puede proteger algún área de la vida. Pero todo esto no es lo más difícil. Lo más duro de criar es la falta de reconocimiento. Reconocimiento que permita tener más facilidades que obstáculos. Para mi, criar a Nicolás está siendo un trabajo de súper heroína. Por supuesto hace tiempo que asumí que mi carrera profesional no podía ser lo primero si quería estar muy presente en la crianza de mi hijo. Por eso solicité una reducción de jornada con la consiguiente pérdida económica. También me despedí de mi maravillosa vida de pareja. ¿Y mi vida personal? Jajajajajaja, esa pregunta me hace hasta gracia. Quizá otras familias han encontrado alguna fórmula de criar y no morir en el intento. Si es así, ¡¡que corran la voz por favor!! Nosotras hemos escogido una manera de criar que nos ha hecho perder otras muchas cosas y aunque confiamos en que algún día podremos recuperar algo, hay momentos en que se hace muy cuesta arriba. No sé si hemos escogido el camino correcto porque no creo que lo haya, pero al menos tengo la seguridad de estar criando como quiero aunque el resto de mi vida se esté resintiendo tanto. Seguramente haya quien esté pensando que todo este sacrificio compensa. Yo no lo vivo así porque para mí son compartimentos estancos que no pueden complementarse. Estoy deseando pasar 20 días en la playa con Patty y con Nicolás, pero nada me quita el deseo que tengo de poder escaparme aunque sea tres días con mi amor a solas. Así es, a veces siento que vivo echando de menos. Pero no quiero dejar las quejas en un saco roto, por eso mi apuesta es que nos cuidemos más, y que entre todos los profesionales que trabajamos en el ámbito de la familia acompañemos a las familias en el duro trabajo de criar. Porque una familia que está criando un hijo (o más) necesita ser cuidada, respetada y apoyada porque tiene entre manos la tarea más difícil y más importante a la que nos enfrentamos las personas en nuestra vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s