Noviembritis

A veces, sin previo aviso, sin ninguna señal que te permita preveer lo que se avecina, aparece ante ti un mes difícil. Semanas interminables en las que no levantas cabeza. Patty ya lo decia cuando las noches de descanso nos fueron arrebatas;”ha sido un espejismo” sollozaba de madrugada.
La gastroenteritis dejó paso a una buena otitis, y para terminar el mes, laringitis. Todo ello aderezado con un brote de dermatitis de los potentes.
Un bebé de 15 meses tiene muchas formas de expresar su malestar, y la mayoría se manifiestan por la noche. Puede que el niño no haya tosido en todo el día. Túmbale en la cuna y despídete del resto de la noche… Noviembre ha vuelto a colocar a Nicolás bien pegadito a mi. ¡Y yo que pensaba que estar mas pegados era imposible!
Así ha sido nuestro Noviembre.
Yo he rozado la desesperación, he llorado, he gritado y hasta he pensado que iba a caer en una depresión. El agotamiento es así, tiene el poder de manipular hasta la imagen que tienes de ti misma. He llegado a pensar que no podía más, que mi límite estaba cerca y que si no dormía al menos 4 horas seguidas, me convertiría en la peor madre del universo y no podría seguir criando a Nicolás.
Pero no, cuando has parido, ya no hay nada que pueda contigo. No hay dolor. Bueno, hay dolor, pero siempre puedes aguantar un poco más.
Esta última semana ha sido muy dura, y Patty ha tenido que trabajar más de lo normal y eso la ha convertido en más difícil todavía. Pero también ha sido la semana definitiva; la semana en la que convertí el “no puedo más” en “vamos a dejarnos estar así, a darnos permiso para tener un mes jodido y ver qué nos puede ofrecer”.
Y desde la tranquilidad que me da no desear que pasen los días a todo correr, me quedo con todo lo que este Noviembre intenso me ha dejado; la seguridad de poder contener a Nicolás 24 horas al día a pesar del agotamiento, la certeza de que soy fuerte y siempre puedo más, y necesidad absoluta de compartirlo todo con mi amor, porque sin ella no podría ser las madre que soy.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Noviembritis

  1. Amaia dijo:

    Bueeeno, ya ha pasado noviembre y espero que las cosas empiecen a mejorar un poco.

    Nosotras, con Iker, que mañana cumple 3 meses, también lo hemos pasado mal porque lloraba durante 2 horas cada vez que comía (cada 3) así que casi se nos juntaban las tomas sin dormir.

    La pediatra decía que eran cólicos y que había que aguantarse hasta que su sistema digestivo madurase; cambiamos de leche, le llevamos a un fisio que le dio 3 masajes, le dimos manzanilla, aerored…. Hasta que hemos cambiado de pediatra por el horario y la nueva, que se implica un montón y es buenísima, nos ha dicho que parecía alergia a la proteína de la leche y al cambiar a otra…milagro!

    Lleva 10 días comiendo muy bien, durmiendo fenomenal (se despierta una vez para tomar el bibe y se vuelve a dormir), super alegre… Aunque ayer estaba un poco tontito, mimoso, llorando, babeando y comiéndose el puño y no sabemos si comienzan a dolerle las encías.

    Con tu post, ya veo que se cumple lo que también he oido los últimos días: que durante el primer año, cuando no es una cosa es otra.

    Bueno, os deseo un diciembre mucjo mejor y que nos lo sigas contando.

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s