¡Nos vamos!

Desde que Nicolás es un experto gateador, el día a día es un reto constante. Queremos dejarle que explore con libertad. Hace tiempo dijimos NO al parque y aunque ha habido muchos momentos de “vamos ahora mismo a comprar uno” podemos decir orgullosas que nuestro niño creció sin parque pero con sus mamás agotadas de ir detrás de él por toda la casa.

En esta constante persecución, me fascina comprobar como a Nicolás le resulta tremendamente atractivo todo lo peligroso, especialmente la tierra de la planta y el enchufe del ordenador que ha aprendido a desenchufar. Él ya sabe que hay cosas prohibidas y cuando se acerca a ellas, nos busca con la mirada. Yo me niego a estar todo el día con el “no” en la boca así que hemos preferido alejar todo aquello susceptible de convertirse en peligroso.

Peligros aparte, he comprobado como a veces no es necesario decirle “no”, ya que si me adelanto con el “no” automáticamente se despierta en el niño un interés especial. A veces lo que hago es mantenerme atenta y preparada para el posible rescate pero sin intervenir y, para mi sorpresa, la mayor parte de las veces, Nicolás sólo necesita descubrir lo que hay, y una vez descubierto se va.

Así transcurren estas semanas previas a las ansiadas vacaciones. Cada día Nicolás aprende algo nuevo y yo me quedo embobada viendo como descubre el mundo. Me parece fascinante que me vea coger el mando y mire a la tele…

La piscina se ha convertido en nuestro oasis particular. A Nicolás le vuelve loco estar en remojo y salpicar a todo el que se acerca; y el césped es perfecto para dejarle corretear sin demasiados peligros.

Pero no voy a negar que necesitamos vacaciones. Me muero por soltar al pequeñin en la orilla del mar y ver como se llena de arena. Estoy deseando hacer el salvaje, tenerle en bolas, improvisar comidas, trasnochar paseando por Ibiza, darle un poco de mi helado, chapotear los tres juntos, ir cargados de trastos a la playa y no utilizar ninguno.

Estoy ansiosa ante nuestro primer verano con Nicolás. Una nueva Ibiza ante nosotras.

Y para poner la guinda a nuestras vacaciones, dentro de unos días, nuestro niño soplará su primera vela en la isla. Rodeado de amor, de todo el amor que Ibiza siempre nos da. Faltará mucha gente importante a nuestro lado ese día, pero sabemos que Nicolás tendrá un primer cumpleaños tan especial como él.

¡¡¡¡Felices vacaciones!!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s