Está permitido no portarse bien

Desde que empecé a trabajar, cuando me marcho por la mañana y me despido de Nicolás, además de comérmelo a besos,me he dado cuenta que tengo que morderme la lengua para no decirle “pórtate bien”. La primera vez que casi escupo esas palabras, bajaba en el ascensor pensando ¡¡¡he estado a punto de decirle a mi hijo de 7 meses que se porte bien!!!
Al día siguiente volvió a pasarme lo mismo, después de achucharle, esa frase apareció de nuevo en mi cabeza. Pero ese día estaba preparada, así que decidí cambiarla y le dije “que tengas un día maravilloso y disfrutes con mami”. Lo increíble es que cada mañana, ese “pórtate bien” irrumpe en mi cabeza sin piedad, sin que apenas me de tiempo a anularlo.
Sospecho que tengo esa coletilla demasiado integrada, tanto, que para mi ha perdido el poco sentido que quizá en algún momento haya podido tener.
Lo escucho constantemente, los padres les preguntan a sus hijos si se han portado bien antes de saber qué tal les ha ido el día. Y les instan a portarse bien cada vez que se despiden de ellos. Lo tenemos tan presente que a menudo oigo a los propios niños (niños muy pequeños) hablar de sí mismos y describirse diciendo “me porto un poco mal”. Sin embargo, cuando se les pregunta acerca del significado de tan poderosas palabras, son pocos los que saben exactamente qué quiere decir portarse bien. En primer lugar, porque los padres no se molestan en concretar el significado de la frase, que para cada uno tiene unas implicaciones diferentes. Y en segundo lugar, porque los niños están tan cansados de escucharlo que ya no tiene ningún significado para ellos.
Así que, en mi afán de no hacer nada porque sí, y dedicar un rato a la reflexión de todas aquellas cosas que me chirrían, he decidido no recurrir al “pórtate bien” como coletilla. Sobre todo porque creo, que una de la misiones en la vida del niño es no portarse bien. Los niños tienen que quejarse, pelearse, enfadarse, desobedecer, saltar en los sillones, no querer comer, no querer irse a dormir, jugar sin descanso y un larguísimo etcétera de cosas de niños tipificadas (desgraciadamente) como portarse mal.
No pretendo que Nicolás se convierta en un pequeño salvaje sin límites, pero me gustaría que los límites fueran apareciendo cuando sea necesario y no automáticamente. Que él sepa en cada momento qué esperamos que haga a través de pautas claras y concretas y no generalidades.
Con sólo unos pocos días de vida, la gente preguntaba si Nicolás se portaba bien, y por lo que veo, eso no era más que el principio. ¿Puede alguien decirme que significa portarse bien con 9 meses? ¿Y con un año? ¿Y con dos?

¿Puede alguien decirme de qué otra forma puede un niño pequeño expresar su malestar, su disconformidad, su tristeza, su enfado, su cansancio si no es “portandose mal”?
¿Qué tal si en lugar de quedarnos sólo con la conducta que tanto nos perturba, buceamos un poco más allá hasta llegar a la emoción que lleva al niño a comportarse de esa forma? Si, sé que en la teoría suena maravilloso y en la práctica no lo es tanto, pero en el fondo creo que sólo hay que tener un poco más de tolerancia a las rabietas y querer desenmascararlas para estar más cerca de nuestros hijos en lugar de alejarnos de ellos con un enfado.
Leí hace tiempo algo que dijo mi gurú con lo que estoy absolutamente de acuerdo; no es que hoy en día los niños sean más rebeldes, es que los padres cada vez están menos acostumbrados a estar con ellos y aguantarles.
Para colmo, leo estos día que el nuevo DSM V (la biblia para el diagnóstico de los trastornos mentales) va a incluir en esta nueva edición un nuevo trastorno para todos aquellos niños que presenten “tres episodios semanales de irritabilidad, arrebatos y berrinches durante más de un año”. Ya ni siquiera estamos dispuestos a tolerar los berrinches de nuestros hijos…¡lo que nos faltaba!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Está permitido no portarse bien

  1. Kiti dijo:

    Carlos González también es mi gurú!! Y me emociono y me intereso igual leyéndote a ti!!
    Y los niños, a portarse, ¡cómo niños! Qué mal ni qué mal….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s