Que suene la música

Hay canciones que se pegan irremediablemente y uno no puede dejar de tararear aunque no le guste, otras te trasladan a momentos vividos como si volvieras a estar ahí, otras hacen llorar, y otras se quedan grabadas en lo más profundo del corazón para siempre.
Patty preparo una lista de maravillosas canciones para nuestro parto. En aquel momento soñábamos con pasar la dilatación en casa acompañadas de nuestra doula. Nos imaginábamos disfrutando de buena música en el momento más importante de nuestras vidas. Relajadas, en casa, disfrutando de la llegada de nuestro hijo. Cada día iba añadiendo canciones y me preguntaba qué me apetecería escuchar las horas previas al nacimiento de Nicolás. Y yo trataba de hacerme a la idea de que esa música nos acompañaría para siempre.
Sin embargo, no pudo ser como nos hubiera gustado. Cuando nos enteramos que el parto iba a ser inducido, tras el susto, pensamos en cómo convertir el paritorio en un lugar acogedor. Patty es experta en hacer sentir cómoda a la gente así que se encargó de transformar esa sala en nuestro pequeño hogar, y debía estar de punta en blanco para recibir a Nicolás. Compró un ambientador de palitos que olía a lima, la pequeña Martina nos cedió unos cojines de su habitación para que estuviéramos cómodas, una luz tenue y por supuesto, la música.

El periodo de dilatación fue largo y duro en el paritorio. Después de unas cuantas horas, Patty sacó los altavoces y la música empezó a sonar en esa fría sala de partos.
Empezó Melody Gardot que fue como tener un pedacito de Maite junto a mi,me la imaginaba disfrutando del festival de jazz de Donosti. Después, Angus & Julia Stone con una bonita versión de you,re the one that I want, que hasta la matrona se quedo a escuchar con nosotras. Creo que fue su manera de acercarse a nosotras y convertirse en nuestra cómplice. Y así sonaba la lista “the time is now”. Muchas no las recuerdo, con otras me dormí y otras me hacían sonreír porque me recordaban a nuestra boda.
Y así, entre preciosas canciones pasaban las horas y el parto avanzaba lento.
No recuerdo muchas mas porque todas mis energías estaban puestas en empujar y ayudar a Nicolás que se resistía.
Cuando sonó Tonight The Streets Are Ours, Nicolás estaba ya mamando encima de mi. Patty y yo llorábamos de emoción. Cuando nuestro bebé asomó la cabeza, ninguna de las dos nos dimos cuenta de qué tema estaba sonando, pero tuvo que ser la canción anterior. Si, Hoppipolla fue la primera canción que Nicolás escuchó. Y desde entonces, y para siempre, todas estas, serán las canciones de nuestras vidas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Que suene la música

  1. maite dijo:

    Patty es la mejor, tu eres la mejor. Hay dos mejores, ya se que no se puede, normalmente hacen un podium y luego el segundo es plata, pero eso es un convencionalismo, en mi podium los tres sois los mejores y teneis medalla. Que para algo es mi podium.Me gusta mucho que pusierais Melody Gardot, porque yo en el concierto me acordé de ti, asi que tablas. Tablas en amor. Como siempre, precioso el post.
    Apunto una canción para celebrarlo, ya que hoy va de música:

  2. me encanta! A nosotros nos sonó George HArrison, también, en una lista de reproducción, vidas paralelas a tan sólo unas calles, unos días, unos posts…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s