Y las noches, ¿qué tal?

Desde que sabes que vas a ser madre, hay una preocupación que ronda por tu cabeza y que persiste a lo largo de los meses; ¿dormirá mi bebé por las noches? Debe ser que al resto de la humanidad también le preocupa este asunto porque el cien por cien de las personas que te pregunten por tu maternidad, te lanzará dos preguntas obligatorias: ¿es bueno? Y ¿qué tal las noches? Cada uno puede responder como le apetezca, pero sugiero estar preparado y alerta para el bombardeo.
Nicolás nunca ha sido un bebé dormilón, de esos que cuenta la gente que con un mes de vida duerme 10 horas seguidas. Es curioso porque esos son siempre los hijos de los demás. Que digo yo, que les deben dar un biberón de fabada para que una criatura tan pequeña no necesite comer (ni mimitos de mamá) en tantas horas. Pero éste es otro asunto. Decía, que Nicolás no es un niño dormilón, afortunadamente sus madres tampoco lo son. Tiene la sana costumbre de comer poca cantidad cada poco tiempo. Dicen los nutricionistas que así es como debemos alimentarnos ¿no? Pues nuestro niño ya tiene ese hábito adquirido.
En las noches, hemos tenido de todo. Los tres primeros meses fueron bastante buenos (en realidad, esto es relativo, habrá quién lo lea y se eche a reír) porque Nicolás aguantaba unas tres o cuatro horas sin despertarse. Pero el último mes, la cosa empezó a cambiar y Nicolás se ha estado despertando casi cada hora, lo que hace una media de unas 10 veces por noche. Eso quiere decir, además, que su despertar nos pillaba siempre en el primer ciclo del sueño, ese tan profundo que tu cuerpo no responde a las órdenes de tu cabeza y el niño empieza a cabrearse.
Tras varias semanas así, Patty y yo hemos probado decenas de opciones para confirmar o desechar hipótesis acerca de qué pasaba con Nicolás y su sueño. Partimos de la base de que el ciclo de sueño de los bebés no evoluciona como nos han hecho creer, es decir, que no tienen que ir aguantando más a medida que cumplen meses. El libro Dormir sin lágrimas de Rosa Jové lo explica muy bien.
En este último mes, se nos han pasado muchas cosas por la cabeza. Por supuesto, lo primero que probamos fue el colecho, pero a Nicolás debía parecerle poco el espacio que le dejábamos porque nos crujía a patadas. También probamos cambio de mini cuna, tampoco funcionó. Pensamos que quizá pasaba frío, así que decidimos ponerle body debajo del pijama; como no dio resultado, concluimos que sería calor lo que tenía. Probamos a taparle con un saquito de esos que se les mete dentro, como seguía sin dormir bien, lo descartamos por si le agobiaba.
En el último intento por lograr encadenar un par de horas seguidas de sueño, Patty se fue al sofá y Nicolás ocupó su sitio en nuestra cama. Aquella opción no nos gustaba nada, pero la necesidad de sueño te hace llevar a la práctica aquello que juraste no hacer bajo ningún concepto. Afortunadamente tampoco dio buen resultado así que Patty y yo hemos recuperado nuestra cama de pareja.
Lo último que nos quedaba por probar, era cambiar al niño a la cuna grande. Compramos la cuna. Compramos el mejor colchón, con su colchoncillo encima y su edredón. Le quitamos las barras de uno de los lados y la hemos convertido en una supercunacolecho.
Y el milagro se ha producido. Quizá esté siendo muy rápida cantando victoria tan pronto, pero es que el pequeño Nicolás está durmiendo como un tronco. Anoche, tuve que comprobar varias veces si respiraba porque no se movía. Parece ser que nuestro niño nos estaba pidiendo a gritos un colchón de látex en condiciones y no esa mierda de goma espuma que le ponen a las mini cunas.
Lo dicho, tras cuatro semanas de intentos desesperados, parece que hemos encontrado la forma en la que los tres descansamos y dormimos de maravilla. Padre y madres, ¡buena suerte en este duro camino en busca de la noche perfecta!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s